top of page

La Nueva Normalidad y los Valuadores Inmobiliarios.

La nueva normalidad.


El 1° de Junio finalizó la jornada de sana distancia en México, y esto no quiere decir que el riesgo haya desaparecido, al contrario, el riesgo sigue latente y el fin de la jornada, únicamente significa que el país y la economía debe seguir adelante, y es por eso que se ha implementado un nuevo sistema de semáforo por Entidad Federativa, el cual indicará las estrategias a seguir por las autoridades locales y el riesgo existente.


En esta nueva normalidad, se ha agregado a la Minería, Construcción y Fabricación de Equipo de Transporte, como actividades esenciales, lo cual se espera que genere un impulso en la Economía Nacional. Además, de acuerdo al color del semáforo, podrán reiniciar actividades no esenciales, y también se reabrirán espacios públicos abiertos y cerrados, siempre siguiendo las recomendaciones del sector salud.


Avalúos para créditos garantizados a la vivienda.


Los Valuadores Inmobiliarios han disminuido su carga laboral, sin embargo, el trabajo no se ha detenido por completo y esto se debe principalmente a que el sector financiero, desde el inicio del periodo de cuarentena, se definió como un sector esencial el cual no podía detener sus operaciones, sin embargo, de acuerdo a declaraciones propias del Presidente Andrés Manuel López Obrador, se estima una pérdida de 1,000,000 de Empleos Formales, por lo que esta situación genera incertidumbre y disminuye significativamente el optimismo por parte de los derechohabientes para solicitar un crédito a la vivienda (principalmente con INFONAVIT, FOVISSTE, etc.) ya que no saben si en unas semanas o meses tendrán aún sus empleos, y con ello, la posibilidad de pagar sus hipotecas.


Sucede algo similar con los créditos bancarios, el riesgo de impago por parte de las PYMES y clientes independientes aumenta considerablemente, por lo que los bancos están siendo precavidos al momento de otorgar nuevos créditos, y para los créditos existentes, están invitando a sus clientes a que se acerquen a ellos para poder generar un nuevo plan de financiamiento.


El Panorama no es muy alentador en los próximos meses, por lo que se espera que dicha situación se mantenga por lo menos en los próximos 6 meses o más, por lo que habrá que tomar medidas al respecto.


Cambios en la Oferta y Demanda Inmobiliaria.


En las últimas semanas, muchos expertos han hablado sobre las nuevas tendencias en arquitectura, y sin duda, hemos revalorizado algunos espacios en las viviendas, tales como terrazas, balcones, jardines, así como también áreas de juego y esparcimiento, por lo cual debemos de estar muy atentos a las respuestas del mercado (aumento de demanda de bienes con estas características).


Para el caso de vivienda de interés social, todo parece indicar que no habrá grandes cambios en las viviendas, sin embargo, en los desarrollos, tal vez podamos observar más áreas de recreo divididas a lo largo de los mismos, y no parques centrales, esto con el fin de evitar la concentración de las personas en un solo punto. Habrá que esperar cómo reaccionan los desarrolladores ante esta situación.


En el caso de las oficinas, podemos ver actualmente una disminución en la demanda de espacios por el home office, sin embargo, algunos expertos opinan que empresas que no puedan realizar el trabajo en casa, se verán en la necesidad de aumentar sus espacios de oficinas, ya que tendrán que aumentar los m2 por trabajador, a fin de poder mantener una “sana distancia” entre cada uno de ellos, evitando estar codo a codo con el compañero de trabajo.


Los locales comerciales, sin duda disminuirán su actividad tal y como la conocemos hoy en día, los locales comerciales que se encuentren cerca de puntos de recolección y envío de paquetería y mensajería, tanto local como nacional e internacional, tendrán ventajas considerables, esto debido al e-commerce. Las tiendas con grandes aparadores, donde se invitaba a la gente a visitarlos, por el momento disminuirá su demanda.


La nueva normalidad y los valuadores inmobiliarios.


Los valuadores inmobiliarios enfrentarán nuevos retos ante esta nueva normalidad, a continuación, se enlistan algunos:


1.- Nuevas estrategias financieras. La disminución de volumen de trabajo, sin duda requerirá analizar la situación de cada una de sus oficinas y empresas, y como resultado de dicho análisis, deberán tomar decisiones operativas tales como disminución de plantilla laboral, reducción de gastos fijos, diversificación de ingresos, por lo menos de manera temporal.


2.- Uso de “nuevas” tecnologías. Durante el periodo de cuarentena, muchos valuadores se han tenido que valer de nuevas tecnologías que ya existían pero no habían utilizado (por ejemplo, el trabajo a distancia por medio del uso de plataformas de videoconferencia como Zoom, Hangouts, Skype, entre otros). El servicio de alojamiento de información en la “nube” sin duda también representa grandes ventajas, entre la más importante, el poder acceder a la información desde cualquier ubicación, sin necesidad de ir al centro de trabajo. La implementación de estas nuevas tecnologías, sin duda, llegó para quedarse.


3.- Implementación de estrategias para acercarse a los clientes. Las redes sociales como Facebook, Instagram, Twitter, y hasta TikTok, representan áreas de oportunidad muy importantes, ya que permiten acercarse a clientes potenciales, y para el mejor uso de las mismas, existen muchas aplicaciones para gestionar y auxiliar el uso de las mismas (una de las principales herramientas disponibles son el uso de “bots” los cuales permiten contestar de manera automática a los clientes, sin necesidad de estar al pendiente de las redes sociales 24/7).


4.- Drones y vehículos a control remoto con videocámaras. Los Drones sin duda han tenido un gran auge en los últimos años, pero ahora más que nunca, con el fin de realizar las inspecciones físicas a los inmuebles de una manera más rápida y eficiente, será necesario que los valuadores los usen con mayor frecuencia, y por qué no, el uso de otros vehículos a control remoto, tales como Coches a Escala 4x4, entre otros.


5.- Uso de equipo de protección personal. El uso de cubrebocas, caretas, guantes, lentes, y cualquier otro medio disponible para la protección de los valuadores, será sin duda el pan de cada día de ahora en adelante y por tiempo indefinido. Por lo que invertir en equipo de buena calidad sin duda mejorará la capacidad de trabajo y reducirá el riesgo de contagio.


6.- Foros, Cursos, Congresos y Reuniones en Línea. En las últimas semanas, hemos podido observar las ventajas que se tienen al realizar estos eventos en línea (reducción de costos por viáticos, transporte y horas hombre, principalmente) Sin duda han sido un gran éxito, y todo parece indicar que seguirán realizándose aún después de la cuarentena.


7.- Especial atención a la respuesta de los mercados. Éste es el reto más importante, los valuadores inmobiliarios deberán ser muy precavidos y conservadores en sus valuaciones, ya que, sin lugar a dudas, la cuarentena vino a cambiar, por lo menos al corto y mediano plazo, las condiciones del mercado inmobiliario.

Los valuadores inmobiliarios tendremos que seguir invirtiendo en capacitación, participar de forma activa en foros inmobiliarios, y estar atentos al mercado inmobiliario. Cada crisis sirve para aprender, crecer y salir más fortalecidos, por lo que los valuadores no somos la excepción.




Mtro. Arq. Daniel Charis Carrasco

Presidente del Colegio e Instituto de Valuadores del Estado de Veracruz A.C.

Perito Valuador de Bienes Nacionales, Inmuebles Urbanos y Agropecuarios.

725 visualizaciones0 comentarios

Comments


¿ Necesitas más información?

bottom of page